Otros rincones

Patio Pique
Antiguamente la casa-palacio de los Sentís, se erigía a las fincas de la calle Major señaladas en la actualidad con los números 35, 37 i 39. Ocupan el portal núm. 37, hay un arco de medio punto con grandes dovelas de piedra, hoy ciego, forma parte de un muro que cierra el solar que antiguamente ocupa parte de la casa solariega de los Sentís. Es la resta más relevante del que fue la casa solariega de en Joan Sentís y Sunyer, hijo de Xerta, obispo de Barcelona del 1620 a 1632 y virrey de Catalunya des del 1622 hasta el 1626.

A las fincas 35 y 39 se conservan partes del antiguo caserón, semiderruido a consecuencia del bombardeo de la aviación italiana que sufrió la villa de Xerta durante la Batalla del Ebro.

Delante por ante este encontramos la entrada del patio Piqué, un arco de medio punto con grandes dovelas. Era el acceso en el interior de la capilla del obispo Sintiera, dedicada a la Inmaculada. Del antiguo interior todavía  resta uno de los muros laterales de mampostería con una hornacina.

La Inmaculada fue el oratorio del obispo Sintiera que, parece que fue construido durante la visita que hizo durante un mes en Xerta el 1628. Entonces era virrey de Cataluña y fue el principal mediador para conseguir la segregación de Xerta del municipio de Tortosa. Se consigue el 1525 pero no se hace oficial hasta el 1628, cuando consagra la iglesia, recientemente ampliada (mayo 1628).



Pati Ravanals
El Patio Ravanals, es un interesante lugar ubicado a mitad de la calle Mayor. Se  accede desde la calle Mayor por un porche que atraviesa una antigua casa y desemboca a un pasador que da en la plaza. Dentro de su perímetro se levanta un antiguo horno de vuelta de ladrillo del siglo XVIII que tiene un gran valor patrimonial. Además, se conservan restos arquitectónicos de la casa del horno de las cuales  destaca la entrada formada por un arco de medio punto con protección de sillar. También  destaca en un extremo de la plaza, un ledonero (Celtis australis) centenario de grandes dimensiones.

La plaza y los elementos que se conservan formaban parte de casa Ravanals, una de las más antiguas de la población, propiedad de una destacada familia de terratenientes del municipio. En aquel lugar, aparte del horno, había un molino de aceite, varias almazaras y almacenes para guardar las cosechas de sus grandes fincas. Durante la guerra civil aquella zona estuvo muy afectada por los bombardeos y la mayor parte de las edificaciones quedaron reducidas a escombros, hasta la actualidad. A finales de los años noventa el recinto fue cedido al Ayuntamiento por Miguel Pegueroles Ravanals, último descendente de la familia.

Capillas
Paseando por las calles de las villas catalanas se pueden observar varias capillas de calle, la mayor parte de los siglos XVIII y XIX. Son exponente de la religiosidad popular y cada una está dedicada a un santo o bien a Jesucristo o la Virgen María. Los motivos por los cuales se erigían pueden ser muy diversos, desde patronazgos de gremios o de barrios hasta rogativos por paliar alguna adversidad o simplemente muestras de devoción de los propietarios de las casas.

Destacan dos capillas: una dedicada a St. Zeno y el otro, a la madre de dios de Pilar.

La primera se encuentra entre los números 53 y 55, adosada a la esquina adaptándose a su curva. La puerta es un arco de medio punto rematado con un frontón mixtilíneo con una

La segunda capilla es la dedicada a la madre de dios de Pilar. De esta hoy sólo queda un pequeño nicho con la imagen, remate por una cornisa mixtilínea de ladrillo con elementos salientes. Esta capilla está centrada con el vértice del arco de medio punto, posiblemente parte de la antigua nave del edificio.


 

Los Castillos
Situado noroeste del casco urbano de Xerta, arriba de un cerro entre el campo de Fútbol y Villa Retiro, es un castillo del cual no quedan prácticamente restos.

El yacimiento está situado en la partida de los renalets. Es una plataforma aluvial del Plioceno formado de conglomerados de origen local. Tiene una pequeña llanura y vertientes suaves. Actualmente, se aprovecha para el cultivo de almendros con aterrazamientos por todos sus vertientes norte, sur y este. A las vertientes oeste y sur, es posible recoger material cerámico, igual que en el plan. La cerámica es a mano, sin cronología precisa, vidriada y a turno, posiblemente árabe y otros vidriados de época medieval cristiana. Se aprecian varias estructuras en masonería, que formarían dos habitaciones o depósitos, de forma rectangular con encofrado interno. Al regazo del cerro existen actualmente un molino en desuso y pasa la sequía del túnel de Peña. Junto a este molino hay un cortijo que conserva un arco ojival con escudo, posiblemente gótico.

De este castillo no se conserva ningún tipo de documentación, sin embargo, se piensa que en sus inicios debía de ser árabe, posteriormente templario y hospitalario.

Según Carreras y Candi en Xerta se levantaba hasta principios del siglo actual la Torre de la Campana. A pesar de todo, este castillo no ha sido propiamente documentado, todavía. Se llama que hasta 1917 o 1918 todavía quedaban alguna torre del castillo a los pies, pero fue destruida por un incendio.

Suscribirse a
Menu

Menú principal

Formulario de búsqueda

Idiomas